AMAR EN LA OSCURIDAD.

Aquella noche las sombras cubrían con sus tibios brazos
el delirante cuerpo de aquella hermosa mujer,
que la intensa lujuria hacía convulsionar
hasta la última neurona de su mente.
De pronto pasó una ligera brisa
acariciando hasta el más lejano poro de su piel
las sombras observaban aquella eva en su vestido natural,
verla así era sumamente indescriptible y se preguntaba cómo
reaccionaría su adán si al llegar la viera en esa pose tan alucinante.
Ella estaba sumergida en sus pensamientos tan eróticos,
que no podía evitar sentir los sentidos subyugados
ante los ardientes y excitantes deseos que rayaban
en una incontenible morbosidad.
La ansiedad era una fantasía de sueños excesivamente eróticos,
no podía concebir que aquella romántica noche
estuviese en compañía de una intensa y abrumadora soledad
porque su cuerpo se alimentaba con una gran porción de sexo salvaje.
No tenía sentido aquella tortura involuntaria
que a consumía en lo más profundo de su ser
por eso necesitaba ser poseída para darle sentido a su vida.

Barquisimeto Venezuela 05/01/20
Autor: Adjunta Omar Ramón.
Reservados los derechos. P/1148.