Verdades de la sangre del poema

poema de misombra

Fértil simiente,
¡salve cesar!.

El escuchar la gloria de tus décimas
a quien luciente nadie perdona,
el castillo de los mártires si sube
entre los aplausos y sabios consejos,
muda testigo, dios me ampara
no soy nuncia de la libertad cortesana
ni menos del dolor que nace de tu décima
antigua o espinela,
aciago crisol de nuestra inefable poesía barata
sin morada de gracia herencia de nuestros vapores,
ilusión, virtud y belleza...inexorable de lo indolente
sin grito que nos separa, tarda materia el nudo que nos une,
mi idea de sentir la excitante valoración en este mundo
murió en los umbrales de tus rimas
de palabra bella subastada en las sombras de la muerte,
mi angustia oriunda de verso único
surge en las edades aguaceras
de los pueblos sin destinos.

¿Si o no?
verdades de ideal triunfo
tendidas con sangre en su camino.

Comentarios & Opiniones

La Dama Azul

Encuentro la lectura de vuestra obra, grata y completa en cada trazo.
Un verdadero gusta la lectura del trabajo elaborado.

Reciba mis saludos y deseos de paz.

Critica: 
La Dama Azul

"tarda materia el nudo que nos une,
mi idea de sentir la excitante valoración en este mundo
murió en los umbrales de tus rimas
de palabra bella subastada en las sombras de la muerte"...

Critica: