El Tragaluz Iridiscente

poema de Marisa Béjar

Hay un resuello que quiebra mi sueño…
Despierto en una alcoba empolvada,
cortinas burdeos de pana ventean alcanzando las ramas.
Aquí resido,
desde hace más de un siglo.
De sus labios brotó la esperanza,
las dríadas nos dieron su savia.
Vivimos en un celuloide verdeante
con vierteaguas para la distancia,
y centinelas que hiparan ante el peligro.
Desde la última estrella del cielo
nos vieron unidos con nuestro hatillo diamantino.
Me anclé un tragaluz iridiscente por sombrero
y te filtrabas cuando no estabas.
Pero ahora el tragaluz está enlosado;
te perdí vadeando el río.
El amor es subversivo, poroso, y usa anteojos sin vidrio.
Marisa Béjar 31/07/2019

Comentarios & Opiniones

Michael Castle

Muy intensas tus letras tal y como ese amor debió serlo, ya vendrá el que derrumbe las losas de tu tragaluz y dejará pasar los rayos de sol con su calor y su luz de nuevo, ya vendrá el portador de la pasión y la esperanza que use anteojos perfectos.

Critica: 
Vanessa Tawer

Excelso poema, apreciada poeta Marisa Béjar.
Gratísima lectura. Saludo cordial

Critica: