Me despiertan amargos recuerdos

poema de María

Me despiertan amargos recuerdos

Son las tres de la mañana, está lloviendo y hace frío,
tengo penas en mi alma, tengo el corazón herido.

Al alba estaré despierta, y veré pájaros pasar,
quisiera ser uno de ellos para echarme a volar.

Estas penas me empezaron cuando falleció mi hermano,
lo encontré muerto en su lecho. Ya no estaría a mi lado.

Ando caminos y valles, también camino senderos,
por donde pasaba con él, siempre en busca de recuerdos.

Lloro y me desespero y no sé qué más hacer,
miro al cielo con cariño a ver si le puedo ver.

Todo lleno de agujeros tengo siempre el corazón,
donde albergo a mi familia, cada uno en su rincón.

Y cuando alguno se marcha, se me va la alegría,
porque no puedo vivir con mi alma tan vacía.

Madrecita, madrecita ya está mi hermano contigo
y yo me quedé solita, como si fuera un castigo.

Ya sé que tengo a mis hijos, nietos y mi marido,
pero me faltan mis padres y mi hermanito querido.

Y cuando siento esta pena, me voy a la orilla del mar,
y le pregunto a las olas, si han visto a mi familia pasar.

Pero ellas no contestan, no me saben comprender,
que cuando se ama de veras, cuánto se puede querer.

Gaviota, gaviota tú que sabes mi pesar,
vuela y dile a mi familia que no los puedo olvidar.

Diles que estoy esperando que me vengan a buscar,
porque no sé el camino y no sé qué rumbo tomar.

Las estrellas del cielo, todas tienen un destino,
y la que me alumbra a mí, esta noche no ha salido.

Estrella mía, estrella mía, camina con un lucero,
ven y llévale esta carta a mi padre que está en el cielo.

Desde mi terraza veo muchos barquitos pasar,
les mandaría mis penas si las pudieran llevar.

Paseo por mi jardín y siempre miro las flores
parece que tienen cara, carita de mis amores.

Amores son mis hijos, amores son mis nietos,
amores mis recuerdos y amores son mis versos.

Vivo a la orilla del mar y siempre estoy escuchando,
el ruido de las olas, creo que me está llamando.

Oigo ruidos extraños, oigo voces y silbidos,
no sé si es mi cabeza o pajarillos heridos.

A veces abro mi ventana y miro a la lejanía,
a ver si se marchan mis penas y entra la alegría.

De noche abro la ventana, miro al cielo, siento el viento,
y miro a la estrella polar, a ver si escucha mi lamento.

Lamento que no se escucha, ni en la tierra, ni en el cielo
yo me consumo solita, mirando pasar el tiempo.

De noche salgo a la calle, miro al cielo con cariño,
siempre me estoy preguntando, cuando emprenderé el camino.

De joven yo era alegre, parecía un pajarillo,
y tropecé con una piedra que me cambió el destino.

Caminé por esta vida, por un camino empinado,
y cuando vuelvo la cabeza, se me presenta el pasado.

Si yo volviera a nacer, esto no me pasaría,
sería una mujer libre y con mucha alegría.

Viviría para los pobres, y para los más necesitados,
para viejecitos, niños y mis mendigos amados.

Me dicen que estoy enferma, y que tengo depresión,
yo sé que no son nervios, son penas en mi corazón.

La vejez es tristeza y mucha melancolía,
porque nunca estoy contenta y nunca tengo alegría.

Mis piernas ya no quieren andar ni mis brazos trabajar,
pero mi corazón late y late siempre para amar.

Amo a todos los enfermos, amo a viejos, amo a niños,
amo los que nada tienen, amo a mis pobres mendigos.

Amo la naturaleza, amo a los animalitos,
amo a los que no me quieren y también a los malditos.

Creo en Dios, creo en los Santos, y en la justicia divina
y creo que mis pecados ya los pagué en esta vida.

Cuando tenga que marcharme, quiero irme muy ligera
y sin llevar peso alguno para llegar la primera.

Cuando tenga que marcharme, al señor le pediré
que si me da su permiso, a mi casa volveré.

Vendré a ver a los míos, a los que aquí se quedaron,
y les contaré las cosas, que en cielo me han pasado.

Siento mi cuerpo cansado, mi mente está en olvido,
lo que estoy sintiendo yo, es que se me acaba el camino.

Nois, marzo de 2010

Comentarios & Opiniones

viki

Precioso escrito me a llegado al alma, un placer leerla porque sus penas son igual que las mías, perdí lo que más quería, mis padres y mi hermano Joseico el tenía síndrome de Donw y era todo amor y Sentimiento, un abrazo, todas las estrellas.

Critica: