1° D de cualquier edificio, menos el tuyo.

Una bella sonrisa que me engaña
Que no cuesta la moneda que le doy al pibe,
Una fuerte brisa que me sacudió tanto por tan
Solo horadar un rato en tus caricias.
Para suplir las distancias, un silencio
Y las copas de vino solo para vaciarse
Enviciarse, sonreírnos como idiotas
Hundirnos en una locura impertinente
Sin embargo le generamos formas,
Maneras de entender, aunque yo no te entiendo.