La vida es...

poema de Lery

La vida es como una nave ,
que sin brújula se embarca sola por altamar,
y las olas que la agreden van tallándoles unas huellas
que a la madera más fuerte pueden lograr lastimar.
Lidiando con las borrasca que le depara el destino,
va deslizándose lenta atisbando el horizonte,
esperando que en un punto encuentre lo que está buscando
y que en un día cualquiera la buena suerte remonte.
No siempre basta el instinto para salvar los obstáculos,
se requiere un timonero que la ayude a navegar,
que tenga buenos valores , principios y metas claras
porque esos son los motores que suavizarán el andar.
No hay un tiempo estipulado para esa travesía,
habrá sol y habrá tormentas que manipulen la barca;
para esos lapsos del viaje hay que usar sabiduría
y escuchar como dirige desde lo alto el Monarca.
Cuando asechen las tinieblas hay que observar las estrellas;
los astrónomos nos dicen que orientación proveerían,
no hay que desesperarse si la obscuridad nos abraza
asteroides desde el cielo a los marineros los guían.
El áncora con su cadena potente tiene que ser
para poder reprimir los embates de la envidia,
es una mala influencia, muy dañina y detractora
que a tus sueños y esperanzas muchas veces las fastidia.
Debe enfocar sus faroles en caso emerja una roca,
la falta de objetividad puede hacerla zozobrar,
si agudizan los sentidos, y la conciencia está clara
allí mismo se sabrá la decisión a tomar.
La vida es como una barca que navega sin cesar,
al timón hay que poner un piloto muy experto
que maneje bien la nave y, si acaso hay un tropiezo,
al día y bien a mano siempre tenga el reglamento,
aquel ,que Dios nos dictó, en un sublime momento.

Comentarios & Opiniones