Ocaso lejano.

OCASO LEJANO.
______________________________

Yo te he visto ocultar en el horizonte al sol
lloroso de melancolía,
desvanecer antes mis ojos su amarillo girasol
perdiéndose en la misteriosa lejanía.

Te he visto derramar
tinta en el cielo,
luces brumosas en el azul mar
y desorientar náufragos sin consuelo.

He visto, las aves llegar a su ramaje
cubierto de penumbra,
con la moribunda luz del paisaje
callando su último suspiros en la sombra.

Las calles se alargan
entre la aurora lejana,
la amenaza con el anochecer vagan
no hay sosiego sin clara albana.

A lo lejos del empinado risco
el montaraz caballo se refugia en el monte,
se ondea el fuego del aprisco
los campesinos sorprendidos miran, lejano el horizonte.

Brumas lentas aladas
cortejos de los pétalos entristecidos,
jardines con flores calladas
por las nieblas del campo, lloran perdidos.

Yo te he visto llevar la sonrisa de mi amada
en el espeso humo de tu espalda,
cogiéndose de la tenue llamarada
se murió su luz en el macilento rosal sin alba.

Te defendí de la niebla del horizonte
mordiendo su bruma que me cegaba,
que intentaba devorarme con el humo del monte
fugándome con la luz de tu amor, que me iluminaba.

¡ Ocaso !

Tiñes la anochecida
de gris al enojado cielo,
atardecer jamás vencida
escondes la lumbre detrás del oscuro velo.

Soy hierro que solloza en aurora matutina
ojos que miran el cielo esperando,
la luz citrina y divina
la sonrisa de mi amada, que la extraño amando.

________________________________

Leonardo Sarmhi.

Derechos Reservados del Autor.
14 de junio del 2017.

Lima – Perú.

Comentarios sobre este poema