¿QUÉ HAGO AQUÍ?

Es lunes, un día más de la semana.
Son las siete de la mañana.
Hace tiempo que me levanté
harto de estar en la cama.

Me levanté: torpe, artríticos y lento.
Voy a la cocina,
me preparo frugal desayuno,
doy unos pasos por el corredor,
como sonámbulo escapado de su lecho.

Miro en derredor
buscando no sé qué
donde fijar la mirada,
el pensamiento,
para concluir preguntándome:
-¿Qué hago aquí,
si a nada estoy obligado?
¿Por qué me levanté tan temprano?-

Cojo un lápiz y me pongo a escribir.
No sé por qué lo hago,
no sé que voy a exponer,
ni a quien dirigir mi escrito...

Lo más probable, es
que a nadie interese lo que diga,
que lo escrito en el papel,
termine en la papelera,
como tantas otras veces.

A pesar de todo, cada día,
como rutina laboral que perdí,
sigo poniéndome ante folio en blanco,
que sin duda me espera
dispuesto a ser rellenado
con pensamientos y juicios,
más o menos conexos,
que me hagan sentir
la realidad de mi creación.

Amigo, -¿qué me impulsa
a este diario acontecer?
¿Quizá la desoladora soledad,
mi probable pensamiento puesto en tí,
recordar tu grata compañía,
tus amenas conversaciones,
tu especial forma de decir,
que tanto me hacía reír...

O probablemente los jocosos
comentarios que hacíamos
sobre intrascendentes temas,
que tanto nos divertía?

No sé, amigo, - repito-
¿por qué me siento a escribir?
Sin duda, el aburrimiento,
haciendo de las suyas,
me someta a este ejercicio:
de hablar por hablar,
de escribir por escribir;
como un niño con sus juguetes,
que le permiten consumir las horas
improvisando fantásticas historias
con inusitado frenesí...

Sabes que los mayores
hemos cumplido casi todas las etapas.
Estamos ya en la penúltima,
en la que se nos suelta la lengua,
obsesionada por contar
lo que a casi nadie interesa
para su diario devenir.

No se nos entiende.
Nuestras cosas y preocupaciones,
a casi nadie interesa.
La sociedad ha cambiado tanto,
que ha hecho de nosotros:
mecanismos anacrónicos,
asincronicos,
difíciles de coordinar
con el ritmo que mueve
el orden del conjunto social.

En consecuencia: no importa,
no interesa lo que digamos
o hagamos
para la trascendencia de su discurrir.

Nuestras vividas experiencias, - dicen-
ya no le son útiles, ni les sirven.

¡Cuántas veces nos mandan callar!
Nos les importa ni interesa
lo que podamos aportar
a esta renovada juventud.

Creo, amigo, que se han de cumplir
los versos que un día escribiera
el insigne Miguel Hernández:
" La juventud siempre empuja,
la juventud siempre vence,
y la salvación de España
de su juventud depende"

Ya ves, amigo: quizá estemos equivocados.

Comentarios & Opiniones

Jesús Ángel

Es un lujo para la juventud poder contar con [email protected] que cuenten de sus historias y experiencias de un vida pasada y un lujo llegar a poder contarlas de forma consciente y mente no nublada , eso lo creo que entre otras muchas cosas haces tu aquí

Critica: 
Jesús Ángel

Corrijo : eso es lo que creo ....

Gracias Don Juan Antonio Conde Castro , por tus letras en este lugar de compartir .

Critica: 
Xio

Mi querido andaluz, has retratado de manera exacta, real, sin dudas, la vida de la vejez, de esas personas que ya su vida laboral ha quedado atrás, donde se ha perdido la relación social con las amistades de forma más cercana y donde la juventud no

Critica: 
Xio

interactúa, no comparte, no escucha, no comprende y no quiere vínculo con personas que no sean de su edad, es triste en verdad, pero es lo que nos va tocando, escribir, leer, escuchar; buscar una forma acorde a la edad, abrazos hasta Andalucia Juan.

Critica: 
Silvia

Juan Antonio me interesa todo lo que escribes,porque no importa la edad ni siquiera el porqué escribimos.

Critica: 
Silvia

Para mí es como un lado que tenemos algunos de plasmar cosas que pueden servir o no.pero siempre pegados a escribir.

Critica: 
Silvia

Crear eso es valiosísimo.
Te mando beso.y gracias por tus letras.

Critica: 
Japi

Gran inspiración, eso digo yo porqué me pongo a escribir si a nadie le importa, pero me importa a mi y queda para mi, así que sigue escribiendo aunque sea para ti, agradecido de que compartas tu arte

Critica: 
Artífice de Sueños MARS rh

Muy interesante publicación, incluyendo una palabra clave para motivar comentario: "derredor"...y luego académicos a consejan no usarlo. Y los academicos de la lengua española. ¿SON JOVENCITOS? En efecto, no lo son.
Entonces vamos al lado práctico.

Critica: 
Artífice de Sueños MARS rh

En este mundo hay necesidad, obligación de actualizarse. Y a los más muchachos adaptarse a la realidad de los mayores que son los que manejan la experiencia y claro, la economía. Y eso viene de mi infancia, que luego de un poco de chiquilladas me

Critica: 
Artífice de Sueños MARS rh

introducía en los grupos universitarios, y no me preocupaba si me llamaban "mascota", pero yo ahí curioseando sus cosas, aprendiendo algo. Más tarde me ocupé a buscar amigos muy mayores pero que debían ser sanos, los enfermos no me servían, y a saber

Critica: 
Artífice de Sueños MARS rh

sus modos de vida, alimentación principalmente, costumbres, etc. Y así encontré los secretos de larga vida saludable, de lo cual los niños y jóvenes todavía no han experimentado.
En Alemania encontré lo que me faltaba, esa fortaleza de la tradición

Critica: 
Artífice de Sueños MARS rh

familiar y popular que se practica en el "STAMMTISCH", en la casa o en locales donde acuden sus miembros en sus fechas sin falta. En la casa el recuento de la historia familiar , las grandes luchas, los cuentos, la economía de sobrevivencia, etc.

Critica: 
Artífice de Sueños MARS rh

Y allí desde los bisabuelos hasta los pequeñitos a saberlo todo. YA EN LOCALES, sucede algo parecido y en grupos de variadas edades donde aparecen encuentros generacionales. Y ahí salen sus músicos populares, sus escritores , etc. Y para que no

Critica: 
Artífice de Sueños MARS rh

existan los distanciamientos con la cultura popular e internacional están las Escuelas Superiores Populares, dende llegan los profesores invitados que estuvieron lejos investigando por el mundo, con todos los descubrimientos y conocimiento al alcance

Critica: 
Artífice de Sueños MARS rh

de jóvencitos y muy mayores. Así que no se nota esa diferencia generacional porque comparten los claustros de universidades. Para mi modo eso es lo ideal que se debe ejercitar en todo el mundo. Pero cada país tiene su asunto y eso es otro problema.

Critica: 
Artífice de Sueños MARS rh

Bueno. No es intención apropiarme del espacio de comentarios.
Así que, con saludo cordial, hasta nueva obra.

Critica: 
Juan Antonio Conde Castro

Estimado Jesús Ángel: amén de agradecer su comentario, comparto su pensamiento. Sí, la juventud es quien empuja y estimula el movimiento social, pero no ha de ser un gigante con los pies de barro, que cualquier tormenta se lo lleve. Debe estar bien

Critica: 
Juan Antonio Conde Castro

Cimentado. Y ahí viene el no prescindir de la experiencia y la serenidad que aportan los mayores. Colaboradores han de ser, luz que alumbre el camino, y nunca, nunca. Condicionantes ni impositores.
Un fuerte abrazo. Aquí seguiremos.

Critica: 
Juan Antonio Conde Castro

Mi querida Xio: eso que expresas, es lo que reclamo. Que si bien estamos apartados del mundo laboral, no se nos aísle y minusvalore. Tenemos mucho que aportar, si en verdad se quiere y nos dejan. Un fuerte y entrañable abrazo.

Critica: 
Juan Antonio Conde Castro

Querida Silvia: siempre amable y entrañable en sus comentarios. Con mi agradecimiento le envío un abrazo y un beso llenos de afecto.

Critica: 
Juan Antonio Conde Castro

Estimado Japi: exacto!
Se escribe para uno, para satisfacer la demanda de un ego que reclama y se subleva si no se hace. Lo de menos es la trascendencia o influencias que pueda tener lo escrito. Un abrazo y a seguir creando.

Critica: 
Juan Antonio Conde Castro

Ay, mi estimado Artífice: ¡Cuánta razón tiene en las experiencias vividas y expuestas! Sí, debe existir y fomentarse actividades compartidas entre los diversos grupos sociales, donde todos interactúen y permita un trasvase de ideas, inquietudes y

Critica: 
Juan Antonio Conde Castro

experiencias que a todos enriquezcan y ayuden a su integración social, sin compartimentos aislados que no se conocen ni comprenden.
Le deseo un grato día y mi agradecimiento por su amplio comentario. ¡Hasta la próxima!: Saludos cordiales.

Critica: