Como el Sol lleva inherente la luz,
la Tierra inherentes la noche y el día,
te llevo en el alma, mujer de mi vida.

Cuando el ocaso alumbra el horizonte
de púrpura, y la esfera celeste
con el rubor de luceros se inunda,

en la serena quietud del despacho,
en silencio sueñan hombre y pluma.
¡ Mujer de mi vida!, te vemos desnuda.

¡ Desnuda te vemos, que no impura!,
escultura divina, que mi mente,
¡indeleble obra!, mantener procura.

Comentarios & Opiniones

Xio

Hermosos recuerdos quedan en el corazón del hombre, belleza de sentimientos ...¡desnuda te vemos, que no impura!escultura divina que mi mente,¡indeleble obra! mantener procura...qué decir, bellos recuerdos, respeto, amor; abrazos mi querido amigo.

Critica: 
H.A.M.

Excelente poema JUAN ANTONIO, lo felicito sinceramente, Saludos, Henry Alejandro Morales, Macuto, Venezuela.

Critica: 
Daniel Meza.

Hermoso trabajo..
Saludos poeta

Critica: 
Dana

Hermoso un saludo

Critica: 
Juan Antonio Conde Castro

Estimadas-os amigas-os:
Xio,H.S.M., Daniel Meza y Dana. Mi más sincero agradecimiento por vuestra visita y amables palabras. Os deseo muy feliz día! Besos, abrazos y saludos cordiales!

Critica: 
Bonny Rubí Cielo

Hermoso poema, muchas felicidades, saludos afectuosos

Critica: