Déjame entrar

poema de Josefa

A mi ser, una dolorosa
lluvia de guantazos
y patadas sobre vacías
tapias no cesaban de caer.

Mi cuerpo de heridas
creadas fueron por los golpes
entre solitarios y mojadas
tormentas de dolor.

De repente, a mi vida
una misteriosa amiga
apareció; ¿quién era ella?-
es lo que me preguntaba.

Bajo la noche, gente
asesinada aparecía,
tiñéndolas del color
del horror y del pánico.

En las puertas de tu
sangrienta oscuridad
déjame entrar y tu blanca
palidez poder descubrir.

Imagen extraída de El Correo Web
https://elcorreoweb.es/aladar/dejame-entrar-da-igu...

Derechos Reservados:
Josefa Castro Castillo

Comentarios & Opiniones

Xio

Cuando más negra nos parece la noche, siempre aparece una luz que va aclarando las tinieblas, un placer Josefa, linda tarde.

Critica: