Dime si respiras el umbral del capricho

poema de nacho

Soy la luz que no logras ver
aquella figura enigmática
que atrae de sobremanera
hacia un encuentro desconocido
mientras se genera una confianza ciega
que clama ser parte del olvido,
presente antinomia
has dejado un rastro irresoluto
donde se mimetizan los rostros soporíferos
que han sido revelados y guiados
hacia enigmáticas comisuras de sueños extranjeros

He escuchado de un paciente
que constantemente hablaba
acerca de un lugar mencionado
que profesa algo distinto
algo mucho más fuerte que el amor,
dime si no es otro capricho
de la comodidad autoinducida
o una emoción investida
por el disímil paladar que se postra
ante la entrada de la vanguardia disonante,
libre agonía
que congelas y conduces el efímero tiempo
hacia enigmáticas comisuras de sueños extranjeros

Frenético despertar
te asomas como la llave maestra
moldeada para enloquecer
a aquella jauría burguesa
que es consumida por el hambre mortal;
mientras se quema el amanecer cadencioso
se deja ver la decadencia aflorada
junto con las hipnóticas alas del ángel exterminador
que como un trágico absurdo
va liberando uno a uno a los huéspedes
de sus instintos más reprimidos,
a su vez se dibuja una incómoda sonrisa
en la cara del anónimo cerrajero
que respira el umbral del capricho

Comentarios sobre este poema