SERES DEL MÁS ALLÁ

Las pérdidas,
sé que no es un tema muy usual,
pero existen...
siempre hay una pérdida.

La mayor cantidad de veces no es mortal,
solo se fue de tu vida,
pero esta vez, se hablará de la muerte
de todos aquellos seres que ya no comparten
con nosotros este plano,
pero están.

No importa la religión que profeses,
a todos nos duele
cuando ese ser querido se va.

Y lo increíble es que...
todos somos mucho más valientes de lo que creemos,
tenemos una sola vida
y todos los días la arriesgamos.

Pero muchas veces...
esa persona se va
y en la garganta nos queda un nudo,
lleno de palabras...
de cosas por decir...

El insomnio...
la culpa...
el simple hecho de querer hablarle
y no poder.

¿Y si escribes una carta?
¿Y si le escribes una carta
con todo lo que le querías decir
y lo entierras junto a su tumba
en el cementerio?.

Todo duele,
pero no podemos llorar por toda la eternidad,
superar el momento y...
comprender que así es la vida
es un buen comienzo.

No nos abandonan,
solo ya no están en este plano.

No importa si no es hoy o mañana,
tómate el tiempo necesario,
el que tu alma necesite,
no sé si el tiempo lo cura todo
pero...¿Ayuda a olvidar?.

Me gusta creer
que la estrella que más brilla en la noche
es aquel ser que dejó un vacío en el corazón
y un sabor a ausencia en los labios.

Se debe estar tranquilo con uno mismo,
no podemos controlarlo todo,
pero sí aprender
como funciona esta vida
y seguirle el juego.