A mi mamá

poema de Guicon

No olvido el dolor de tus ojos cansados
cuando la tierra ajena se llevó tus frutos.
No olvido la dulzura de tu mano suave,
sobre mi s dolores sanando mis males.
No olvido el color de las tardes de invierno
mientras escuchaba tu voz en los cuentos.
Y siento en la piel el amor que entregabas
con cada caricia, en cada momento.
No pierdo el recuerdo de tu risa clara
festejando el día, disfrutando el tiempo.
Y hoy cuando el espejo devuelve mi rostro
te veo en mis ojos, y en mi ser te siento.
Se que aunque no pueda mi abrazo encontrarte,
estás en mi alma para acompañarme.

Comentarios & Opiniones