Mi nuevo Chimalhuacán

Prehispánicas tus hazañas,
en leyendas tú te bañas,
fiel “lugar de los escudos”,
rodelas, testigos mudos.

De las batallas añejas,
de las glorias chichimecas,
sitio antiguo de vestigios
arqueológicos, prodigios.

Que dan fe, ante la historia,
resguardando la memoria
del conocido como “Hombre
de Chimalhuacán”, se asombre.

México, recuerdos tersos
en estos versos inmersos,
pues Tecpan, del pleistoceno,
tiene al mamut en su seno.

Entre climas secos, lindos,
vio la República de Indios
su presto florecimiento,
mal presagio, detrimento.

Porque para siempre es nada,
tal cultura desolada
fue quedando en el pasado,
en espacio relegado.

Sino, desgracia sin freno
se aposentó en tu terreno,
triste ahogo sin suspiro,
te sumiste, sin respiro.

Más hoy, la modernidad
te da la oportunidad
de mirar hacia adelante,
con tradición por baluarte.

Tu Señorío recobrado,
digno presente soñado,
Nezahualcóyotl, Texcoco,
contigo van, poco a poco.

La triple alianza, . . . el eterno,
pueblo leal y buen gobierno,
honra añeja de entereza,
por fin retomas grandeza.

Mi nuevo Chimalhuacán,
prosperidad, huracán
que avasalla las conciencias
de aquellas reminiscencias.

Mereces contar tu historia,
vuelve atrás, a tu memoria,
recordarás viejos tiempos,
¿te acuerdas de aquellos templos?

Adoratorios divinos,
brujos, magos y adivinos,
religiosa cabecera,
velas, cirios, ¡arde cera!

Virgencita del Rosario,
ahuehuete centenario,
los niños, la vieja hacienda,
un pasado que se enmienda.

Noble Guerrero Chimalli,
de cantera tu teocalli,
reconoce, acepta la obra
del mexiquense que te honra.

Han pasado tempestades,
polvaredas, lodazales,
¡hoy, tienes firme progreso,
que no haya retroceso!

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Municipio de Chimalhuacán, Estado de México, México, a 09 de noviembre del 2012
Reg. SEP Indautor No. 03-2013-051712171201-14