Don Josefo musical

“El de pauta . . . umbilical.”

Muchas piezas se han tocado,
sucedió el siglo pasado,
en el año treinta y uno,
rítmico, muy oportuno.

Vino al mundo, en Guanajuato,
un virtuoso, noble, grato,
de Ciudad Manuel Doblado,
musicalmente educado.

En la digna Escuela Sacra
de León que, bien, lo marca
por sus grandes aptitudes,
solfeo de otras latitudes.

Con tersos dedos, “punzantes”,
sobre teclas, sus amantes,
talentoso, muy genuino,
de esos de antes, de arte fino.

Que mostró, sin condición,
en radio y televisión,
mucho anduvo por las pistas
melódicas, con artistas.

Formando grupo de estetas,
“Antiguos de los setentas”,
canto, guitarra, violines,
de bajo, salterio, afines.

En San Pedro Piedra Gorda,
viejo terruño, la borda
componiendo, con sentido,
su bolero consentido.

“Deseo”, de alta calidad,
reflejo de variedad
y lindo botón de muestra
de tal grandeza maestra.

Así es dicho personaje,
de tan sonoro bagaje,
ejecutante del piano
y el acordeón, fiel hermano.

Que interpreta bellas notas
de musas, que son devotas,
quien se agasaja con Lara,
en tonalidad preclara.

El que nos lleva de viaje
por su afinado paisaje,
es, Josefo, magistral
pianista de “El Cardenal”.

Ha grabado algunos discos,
en “Pescados y Mariscos”,
Maclovio, le exige y canta,
con su armoniosa garganta.

Martín Urieta, glorioso,
quiere al “Pepe” cadencioso,
también, Edwin Alvarado
con sus arpegios se ha honrado.

A mí, me acompaña siempre,
en mi trovar incipiente,
hoy, rindo breve homenaje
a tan pautado linaje.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda.
México, D. F. a 27 de abril del 2012
Dedicado al gran músico, pianista, acordeonista y compositor, Don José Muñoz Hernández (QEPD)
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)