Los sueños.

Esta amarga permanencia
de soldados caídos en mi sangre,
el tren del dolor y las piedras pesadas.
No es lo peor.

Ni haber crecido en un solo día,
en un solo minuto,
de un solo tirón,
entre serpientes y rayos.
No, no es lo peor.

Ni tampoco los recuerdos repentinos,
las formas oscuras que se van tornando en ti.

No me fatigo invocando respuestas,
ni buscando el minuto que dejamos en pausa.

Mi cuerpo se adapta a tu negación,
la mácula en mi intranquilo desierto.
Caigo en la rutina y las facciones quietas,
sonrio y digo que estoy bien.

Pero esta nube de plomo me sigue,
hace llover tu nombre en mis labios
y sus gotas parecen mis lágrimas.
Sonrio y aún digo que estoy bien.

No es lo peor.
Si no despertar,
desplumar al águila perdida entre los sueños,
apagar la hoguera negra en el cielo sin nubes,
blanco como la ceguera de los locos,
inmenso, como el puente hacia el olvido.

Despertar, con tus brazos de sueño apretando mi carne,
con tu aliento pasado rozando mis pestañas,
que se va alejando cuando me atrevo a despertar.
Los sueños,
maldita sea, los malditos sueños,
donde nos reencontramos,
nos abrazamos, el viento a las olas,
y mi corazón se mece tranquilo en la cuna de esta historia alterna.

Despertar, querida,
y saberte tan lejos de mis manos, plateadas por el frío.
Saberte ya más lejos que el borrador de experiencias.
Saberte como la casada sabe de la niña
y seguir viviendo, niña,
con esta piedra en el zapato,
con esta tormenta de recuerdos que nunca anuncia su llegada.

Perdido,
perdido mi amor, perdido.

Eso es lo peor,
jugar la vida con el tablero manchado, sin una pieza y sabiendo que no voy a ganar,
pero con la esperanza que el subconsciente usa de puño para llamar a la puerta,
de mi ceniza-casa que eras tú.

Ahora soy un vagabundo limosneando algún encuentro,
migajas de un encuentro,
que tenga algún parecido del sabor a ti.

Los sueños querida,
los sueños,
eso es lo peor.

Comentarios & Opiniones

AdViHeBOM

maravilloso

Critica: 
Gabriel Corona

Muchísimas gracias, todo un honor.

Critica: