EL MÁS DESEADO

Ya no quieres lo que viste
en un sueño que era tuyo,
cuando soñar era triste
y vivir era un orgullo.

Ya no quieres ver la cuenta
de los días que han pasado.
Si el horizonte se sienta,
es que has pasado de lado.

Ahora cantas a medias
en un desfile de chispas.
Te has convertido en comedia
para el que ríe deprisa.

Ahora las escaleras
se quedan en el gimnasio.
Todo es humo y es espera
con poca hambre en los pasos.

De todos, el más deseado
te besa cuando le place.
Luce tan enamorado
hasta que termina el trance...

Tendrás a la luz que atrae
a las ventanas abiertas,
pero siempre el pelo cae
cuando el shampú se molesta.

Te teñirás a menudo
con maquillaje las marcas
de su conciencia de embudo
que al activarse, descansa.

Tendrás lo que todas quieren,
aunque nunca en realidad,
pues verás que otras mujeres
igualmente probarán.

Y recordarás perdida
aquel sueño que tuviste,
cuando era un beso la vida,
cuando soñar era triste.