SOMBRAS

poema de Elisa Golott

Las sombras no mueren
abrazan las soledades
y visten de gris los cuerpos dolidos.
Viene el viento y nos habla al oído
despacito como suspiro de niño,
nos dice que trae mensajes de aquéllos ya idos
y que descifremos los códigos encriptados
en idiomas solo por nosotros sabidos.
Y nos llegan los miedos
bordados de memorias
juzgándonos por no haber tomado
destinos ya concebidos,
¡ pobres tontos ¡
nos gritan las hojas secas
cuando crujen al quebrarse bajo nuestros pies,
bajo nuestras pisadas,
solas,
sin rumbo…
Sin camino conocido. ©

Comentarios sobre este poema