Causalidad

poema de Taciturno

Sin calma en la madriguera
Afuera vive esa estatua
Que hace sangrar la poca espera
Artera, taciturna y fatua

Como una casa vieja despintada
Tirada a la deriva
Mi esperanza rota y deteriorada
Enfadada, lúgubre me olvida

Voy a cortar una flor
Y arrancarle pétalo por pétalo
Para que sienta el dolor
Que un día sintió dédalo

Busco un poco de regodeo
Reo del cuerpo impoluto
Encontrando en lo que veo
Deseo marchito y disoluto

Al final todo es inasequible
Imposible hallar una vicisitud
Aunque el plan sea infalible
Terrible momento de lasitud.