Cruzadas

Solitario es el océano, el rincón de la lluvia
sobre los instantes de la confusión,
el cielo es negro y las aves desaparecen en la oscuridad,
nacimos y pintamos el cuadro de noche,
sin dolor, sin pena a las estrellas fallidas.

Solitario es el mar longevo y al final de su horizonte amarillento
se despiden navíos dentro del túnel estrellado
como el bosque espeso escondiendo caminos
a la mesa de noche huérfana de luz,
el sol es gris y el mundo duerme adoquinado.

Solitarias son las vías que repiten los recuerdos,
las manchas en el paredón, los cuadros opacos,
el tiempo recorre cada silla del comedor
y en la oscuridad las cartas se queman
dentro de cofres aferrados al adentro,
el firmamento es ruin en los establos
de la ruina incubada en las fuerzas que mellan ,
pronto, pronto caerá el firmamento sobre el lecho
y en los sueños las bisagras suenan.

Solitarios son los sueños de noche larga,
los ríos brotan de estrellas arrastrando
fantasmas a las ventanas,
en los pantanos hay cruzadas de perdidos,
de deseos en velas de otoño, de amores perennes
de besos en almohadas bajo la luz blanca,
el cielo es negro y turbio sobre las moradas que te esperan,
¿sabías? …

Solitaria es la esquina de letreros oxidados,
triste despierta el ave en el frío,
en el vacío de las sabanas sin dueños.
triste el corazón marchito de los cristales rotos,
del diluvio aprisionado con el orgullo frío,
las cadenas no siempre contienen erupciones
de los impulsos afligidos por tanto tiempo,
tal vez hoy el sol es gris, hoy…
¿sabías?

Solitarios son los versos del alma,
la amé y el cielo se tornó oscuro,
la tristeza es un lecho deforme, confuso
hasta cuando brotan flores en el amor,
es un sendero espinoso de vías alternas,
hasta cuando el sol irradia en el jardín,
¿sabías? ...