REDENCIÓN

poema de Daiane

Últimamente mi cuerpo y yo congeniamos del todo.
Cada vez que escribo me doy cuenta que los sueños: tienen sus arenas movedizas, su terror pero también su redención.

Entonces no me desánimo, aunque mi inconsciente irremediablemente me burle con sus extraños sortilegios pero ¡qué va! ahora estoy en pleno viaje de todo, de absolutamente TODO y no me importa.

Lo único que me importa es estar en paz con el aire que respiro, con este cuerpo que habito. Estar en paz con la literatura, con la música y las chorradas que escribo porque pienso que absolutamente a nadie le interesa lo que nos pasa. Nadie nos echa de menos, ni en falta porque dejemos de decir palabras o dejemos de escribir idioteces, o dejemos de seguir rastros para convertir esas idioteces en historias o en libros.

Ahora soy este viaje y lo necesitaba. Necesitaba gruñir y respirar aire fresco, beber un poco, saciarme las cuerdas vocales y olvidarme de asomar por la ventana para ver si alguien estaba mirando.

Sólo, como mucho, necesitaba jugarme la vida con mi pie izquierdo por estos días... lo demás, lo veo como un desacato o un capricho estúpido de pretender llevar un orden a cómo avanza el tiempo y la sociedad, que poco entiende de inconscientes y de redenciones.

Comentarios & Opiniones

Silvia

Simplemte excelente saludos cordiales y felicitaciones por letras y sentir.beso.

Critica: 
Edwardian

el despertar hacia la vida.
saludos.

Critica: