Por amor propio

El guillado, conversando hacia el cielo
con mucha furia, se siente culpable
de aquella ocasión indurable
¡oh amores que no supieron valorarlo!.

Tiempos quisieron cambiarlo,
no se puede sentir mas miserable,
sin embargo, su acción repugnable
¡oh lisura! ¿cuándo vendrás a aplastarlo?

Tus acciones lo hicieron mas fuerte,
la fuerza de un león lo protejerá,
su voluntad lo hizo mas resistente.

Ahora, ya nada lo derrotará
ya que sabe donde encontrar la fuente,
para enamorarse de su locura.