Nuestra Gloria

poema de Lariat

Gloria se divide entre el consuelo y la muerte
una dulcinea en los cuentos de viajeros
que no se arrepienten de pervertirla en un mañanero
una doncella de cartón en las huchas, hecha pedazos

Tasar la gloria desde la humilde mirada del abuelo
desde la península de aquel sueño
en la pugna de palabras
que bajan desde el peñasco
a golpes, a tropiezos, a coñazos

ofreces un sin fin de condiciones
oh Gloria, querida Gloria
añorada llegada de sediciones

¡Ven a volar! desde la soga que agarra tu mano
desde el cuchillo que sostienes
con el que destripas la cena del mendigo
vuelve a soñar en tus pies despojados

Gloria, sigues respirando
esperando al amor
buscando una respuesta al insomnio

La búsqueda te somete al tiempo
a las arrugas en tu sonrisa
a las varices en tus piernas
Perfecta, la Gloria

Copyright © Todos los Derechos Reservados
Angelina Aparicio

Comentarios sobre este poema