Mandato

poema de Lariat

el crespusculo anunciaba su llegada
solo el sollozo del rocío
puede arrullar a un caballero en su melancolía
la ausencia de dolor auspicia el vacío

la luna incólume, distante
asciende por su regreso
en la noche crepuscular y fría
a un valle sin retorno

nubes de satín, se extiende por el manto de la noche
y en espera de su amado
se condensan en el día
atardeciendo en su partida

batiendo las alas
los gorriones o los halcones
dan abasto en el cielo, avivando la inmensidad
son como cartas de amor para los románticos
llenas de plumas, garras e inclusive ojos

si pudiera tocarse el infinito
en un instante, como el colibrí
sería feliz por apreciar
tu sonreír en una breve constelación

vuelve la noche
y en cuarto menguó el nombre
el Rey proclama por sueño

Art: Melinda Dalke
Copyright © Todos los Derechos Reservados
Angelina Aparicio

Comentarios sobre este poema