Bitka

poema de Lariat

Entre el quijote y la distancia de tus dedos
sostenías la espada que podría
sobre mi piel percibir
el abismal recuerdo de tus palabras
atravesar la sobrevesta de mi corazón
como si fuese cartón

el estandarte de mis palabras
te hirió como un cuchilla envenenada,
hasta la greba
donde escarchada de escarlata
veía brotar a borbones desde tu garganta

no pude escapar de la lluvia,
por primera vez mi alma se entumece
con la frialdad de la estación
en el olvido de tus ojos brillantes

la herradura de los caballos
chapoteando a mi diestra
mientras intentaba descifrar
la melodía de las gotas carmesí en tu rostro
¿me ves? Soy tu enemigo y aún así te amo,

el único que nos separa
es el mismo demonio que habita dentro de ti

Mi espada es empuñada para acabar
con toda tu miseria, amado mío,
no te preocupes
en tu tumba habrá sin duda las mismas camelias
que me diste antes de besarnos

Copyright © Todos los Derechos Reservados 2019
Angelina Aparicio

Comentarios sobre este poema