Poesía de Luisa Cardenas

Puedes buscar por título del poema, sentimiento, ocasión, dedicatoria o cualquier palabra en el poema.
Poeta: Luisa Cardenas | CL | Desde Sep/2015
Domingo, Septiembre 13, 2015 - 07:32

Gracias por los días.

Amor
Quiero que demuestres tu alegría.Cuántas cosas buenas te ha dado la vidaPues, cómo no vas a estar agradecidaTenemos la comida y también la danza,La música y la esperanza.Qué más vas a esperar, si ahora es cuando uno debe aprovecharCierra tus ojos y comienza a bailar, tu cuerpo solo el ritmo seguirá¡QUÉ LINDA QUE ES LA VIDA!Que me entrega la oportunidad de ser feliz todos los días.
Poeta: Luisa Cardenas | CL | Desde Sep/2015
Domingo, Septiembre 13, 2015 - 07:17

Por favor cuídate.

Amor
Llovía, y no cesaba de llover.Él lo sabía y aun así quería volver,A pie, corriendo, volando, no tenía idea de cómo lo iba a hacer.Lo estaban esperandoEn las escaleras de la entrada,En la puerta,En el sillón que daba a la ventana,Mas él no llegaba.La fiesta había estado alborotadaY él no manejaba,Sabía que lo esperabanPero no tenía cómo volver.Le dijeron: “Te llevamos”,Él acepto encantado pues lo habían salvado.Lo que no tuvo claro es sí el chofer había tomado,
Autor: Luisa Cardenas | CL | Desde Sep/2015
Sábado, Septiembre 12, 2015 - 23:28

Jane Austen.

Amor
¡Pobre corazón que cruel daño sufrió!No fue culpa suya desear lo que no podía ser suyo.Fue culpa de los ojos.Fueron ellos los que se fijaron en aquella criatura.Tan brillante y atrapante.No era una historia de romance y abandono, no.Era una historia de amor, apasionado y cegado.Qué culpa tiene uno de perderse en esa mirada bandida, que enamora a quien le mira.Que culpa tiene ese corazón, que por seguir a esos luceros en la niebla se quedó.Quizás esa era su condena por creer que algo tan prohibido e irreal podía ser su historia final.Alma ilusionada, tus ojos al verlo brillaban.Es una lástima que esas manos no puedan acariciar tu cara como acarician la de ella.Es una lástima que quedaras vacía, aun sabiendo que alguien más te quería.Ahora vives de memoriasY tu pelo blanco cuenta esa historia.