Ayer comí una mariposa

Ayer comí una mariposa,
No es algo que me enorgullezca,
Pero estaba deliciosa
Y tenía sabor a frambuesa.

Admito que tras aquella
No me resistí a probar otra,
Pero la segunda era de cereza
Y estuvo igual de sabrosa.

Al poco rato fue la tercera,
No quise negar la cuarta,
Pero llegando ya a la sexta,
Ya tenía para toda una tarta.

Me puso bien triste esto,
Porque todo estaba en mi estómago,
Todo se hallaba muerto
Y nunca las vería volando.

Hoy me di cuenta de algo,
Pues te vi sin más,
En eso pasó lo inesperado,
¡Mariposas a resucitar!

Ahora tengo mariposas en el estómago,
Volando y tratando de alcanzarte.
Ahora quiero ser lo que como, es sano,
Quiero volar y poder abrazarte.