El soldado temerario

Camaleón mimetizado en la jungla
Visible, arremetiendo su adversario
Invisible, oculto tras espeso follaje.
Cazador feroz y solitario
Merodea su presa antes que convertirse en ella.

Ágil serpiente rastrera
Destruye adversarios con venenoso arsenal
Implacable Murciélago nocturno
Agudiza su instinto auditivo
Cegado por densa penumbra
Hasta saciarse con sangre enemiga.

Un astuto Topo se oculta con paciencia
Atrincherado en su estrecha madriguera
Acosado por salvaje hambruna
Expone su pellejo ante sagaces depredadores.

Una escéptica Piraña abandona su manada
Antes que morir devorada por otras de su especie
Nada vertiginosamente en el mar del mercenarismo
Procurando emigrar hacia aguas tenues.

Una inerme Abeja cae prisionera en gran cortina arácnida
Inmovilizada ante huestes adversarias
Intimida con su prominente aguijón punzante
Sucumbiendo ante la inyección letal de la viuda negra.

Comentarios & Opiniones

Silvia

Andes tus letras se instalan en los sentidos del lector con fuerza y propiedad.excelente obra! Felicitaciones saludos cordiales beso.

Critica: 
Adrián

Vaya!!!!
Es una rueda que gira y que pone al protagonista en ambas posiciones, donde cuando es depredador y presa.
Buena lectura, feliz semana!!!
Saludos.

Critica: 
Andrés Orozco Echeverri

Muchas gracias a ambos.

Critica: 
La Dama Azul

Caballero, mi reconocimientos vuestras letras que se levantan para hacer reflexionar sobre los actos de guerra.

Reciba mis cordiales saludos.

Critica: 
Andrés Orozco Echeverri

Hola Dama azul!
Gracias por tu valioso aporte. Saludos.

Critica: