Tarde

poema de A.C.D

Buitres en las manecillas del reloj
astillando el tiempo,
infectan mis manos,
acaricio lo salvaje,
no hay bozal que evite la dentellada,
ni pomos que no tengan retorno,
salgo bajo el techo gris
que está llorando agua,
enciendo un cigarro a cubierto,
voy hacia ninguna parte,
hace una tarde preciosa,
bonito día para estar loco...

Comentarios & Opiniones