Arañas Malévolas

poema de Sirio

Sus ojos son arácnidos... Su mirada telaraña que te envuelve sin escapatoria alguna.

te atrapa con unas patas largas y finas que son sus pestañas, y una vez estés ahí; te inmoviliza con un sedante emanante de su colorido iris en forma de fractal. Y de su centro, yacerá el espejo de su pupila cristalina, donde podrás ver reflejada tu alma asustada, asombrada y cautiva.

Sus picaduras las inyecta al espabilar, pueden ser largas y doloras, eso depende de cuanto dure cada cerrar, para sentir después el alivio de que te vuelva a mirar.

Pero tarde o temprano esas arañas que tiene por ojos, así estén abiertos a todo esplendor como la luna llena, te dejaran de mirar, y en ese instante todo, se acaba... Será tu final.

Comentarios sobre este poema