Inútiles Yos

Asfixiando al yo sentiente
En recovecos perviven
millones de yos inútiles
que rechazan su muerte
por decisiones fútiles.

Son esos yos apegados
en enranciados recuerdos
o en enranciados olvidos
que al no ser confrontados
se nos pudren como muertos.

De las yermas memorias
se traslucen a las vidas
contaminando miasmas
de sus corruptas heridas.

Para curar hay que mecerlos.
asumir responsabilidades
hasta llegar a quererlos
y dejarlos que descansen
como tropiezos de juegos.

Solo así te volverás fuerte
y con ojos limpios de niño
mirarás de cara al presente