Obul

poema de Alicia

—¡Adamantis! — «No chilles, tu fisonomía, etérea, pulcra, habillar, ovular.
— Zargón, Española, Sergentina, Hispanohablante, Adamar.
Lisiofatica, «Tus pechos de Oropel con vómitos de progestestosterona.»
(Si sollozas, pillas, en Saturno, tu gen, Alveogen,«Generatis» Vulva, cornete, los testículos de los machos, te ciegan en tu parto Sixmesino, —«Abiurato» Monsieur, Madame, tus mejillas gualdas, albricias, rutileas, y tu ojo Azul, faraón, empedernido, en las runas de Mao. 
—Vulva, Ovulo, Ovulo, Ovula. 
(... Que llenes con tu menstruación las casas de las Femines…)  
Embriogénica

Phylum es fecundada
— su organogénesis, el esperma y el óvulo, va hacía su gastrogulación. 
En el cuarto día, se forma una esfera llamada: blástula. 
—La epidermis, las glándulas anexas, el endodermo, los intestinos y los pulmones. 
—Cervival, Torácico, lumbar, sacro y cóccix.
Es allí, donde el manubrio, Phylum, torna su quinta Luna, el apéndice Xifoides.
Escama del hueso frontal.
La porción de los occipitales.
—¡Oh, Phylum! Soy Gravela. ¡La dueña del mundo!
Bregda y Lamda
Citonesis— Haploide.
(¡Oh, Phyl, cromosoma!
Ekenola, duplica su interfase.
(Ocurre la Citocinesis)
La telofase.
—¡Profase, Phylum, reina del fuego! Deja de dormir y despierta…
Anafaeborica, donde el endo. Espiroquetas, espirilos, vibriones, cólera, Clostridium Botubilium. Microlocus Lateus. Leptospira. Nonacheota, Forarcheota, Creanorcheota, Thermoplasma. Eubacterias, Phylum, sube la escalera real. ¡ Saliendo del microorganismo!
Estoy pasando, alrededor del plegundo, cielo, en una nube. El Dios Vibrio Chelorae. Me lleva…
Lypocodyum, Psilotum, Equisetum.
Gimnospermas, Phylum, Vitryotocota. 
—Zoospermas.
Phylum, Zoomycogota. (Thyzopa Negrians) Rymigetes.
Phylum, Glomerycicota. Zysgomycota.
¡Nitrógeno!
—Phylum, se duerme en las arenas del tiempo. Y toma la espada del Rey.

¡Gobierna, Ascomygocota!

¿Oh, eres tú?—( Saccharomypetes)

Spyrachaoetes—
 Profbacteria.
La Nobacteria
— Bacaeroides
Chytopaga,
 Aquilex, 
Mymocicota
Cillophare, 
Fungi,
 Thermopheus,
 Methonorsacina, 
Phyrodocium, Entamoeba. 

Sobre la escurridiza escarcha hay un huevo.
Naciendo, dentro de él, se halla Anaxágoras.
Progenitor o no progenitor
Anaxágoras, surge
Del mazo, como una corriente
Del pico y la belleza, renace.
—«Como una muda solitaria, escucha el son del abejorro»
Mi cuerpo, se verá incorrupto en la tumba.
De suprema capacidad, en el eco de los mundos, encuentro la pureza.
(Como trompetas de pelotón, surgiendo del caos esfenoidal, atravieso la corriente)
Debo aceptar qué moriré y no habrá felicidad en la simple sensación de la vida y la muerte. 
No veré a mi hija, corretear por los senderos y no hallare al Físico Alemán hablándome de la ecuación cuántica.
Todo deberá agonizar
Entre los mausoleos
Del oscuro despertar
Adonde veo.

«El fuego es mi dador de vida natural»
¡Y estoy ardiendo de odio!
(Mi estómago, se revuelca en el lodo y aspiró sangre)
Estoy empezando a sudar
Y me vuelvo loca
Loca de sentir
Loca de andar
Demente
Como una postal
En el cielo de los imbéciles
Estoy sonando
Como la última de las formas
Estoy acogotada por un vórtice lleno
De vida y de formas reales. 
Sabiendo ser, halló una multiforma
Sabiendo matar el sonido
Imploró la aceleración
Y lo que es insano, se vuelve en el eterno despertar de la naturaleza muerta.
Anaxágoras vive para siempre en Psicosis.
Un óvulo y una mujer preñada
Un genital y una obra para la eternidad
—Ovulugenizacion, Ovulogeinata, Óvulo espermegenolosis, en los mares de hidrógeno, en los mares del oxígeno y en la Tierra, el nicho del superequinoccio y la palabra del parto y la tripulación de los mismos mundos. Y la creación de la madre para siempre.
La recuperación:
Así como deseé arder en llamas
Así como deseé ser una antorcha
Prendí el cerillo y anhele la justicia
Y mi pedido fue oído por Anaxágoras
Y entonces, saliendo del estado alquímico de la locura, ingrese a la habitación de los parlantes asesinos, dejé atrás mi piel de vieja y tomé una nueva forma, la del pájaro maligno, un asesino que libre de deseos buenos, hace agonizar a los crueles, y el místico Ser de la omnipotencia es el agradable gusto de la sangre y el deseo de la auto destrucción. 
Anaxágoras, funde su pico en el corazón de los ignorantes, desgarra sus miembros y me los trae, yo sé cómo recogerlos. Anaxágoras, tal pájaro, se sostiene en mis manos y en su pico, hay un ojo, un ojo de un monaguillo sencillo y delante de mí, hay un banquete. Me devoró todo, con cada uno de mis servidores. Anaxágoras, trae en su lomo, el hígado de Prometeo. 
Y yo, en el mundo de los cuerdos, me vuelvo loca de pura emoción sornica. 
¡Anaxágoras, vive!

© Silvestre