9

poema de RaúlZárate

El silencio se instala en la casa,
agudo
furtivo
palpable.
El tiempo reposa anclado a un punto fijo.
Los sentimientos adquieren volumen, se expanden hasta producir una sinestesia de sensaciones.
La imaginación se desborda.
La memoria emerge desde la inconsciencia.
Se desatan nudos olvidados.
La soledad se instala en la casa,
afilada
profunda
tangible,
nos cautiva y nos persuade a evitar el bullicio de la ciudad, las conversaciones absurdas. El rutinario saludo, la rutinaria sonrisa.
El olor a café seduce nuestro olfato.
Otra memoria y otra consciencia nos llaman para hacerles compañía
entonces
abandonamos nuestro encierro
y nos perdemos en las palabras.