Confesionario

Siempre he sido un poco cínica.
De vida, de obra y de cama.
Con unas cuantas mentiras
He empezado mil mañanas.

En el momento que escribo
Me proyecto en mucha gente.
Poco dejo en mis palabras
Lo que aquí adentro se cuece.

Por una vez, ahora intento.
No me juzguen lo que callo.
Es que mentiras no duelen
Pero en verdades hay daño.

Una historia de amor.
Un pasado no lejano.
Un “había una vez” fuerte
Sin final inesperado.

Lo vi. Poco me gusta.
Me encanta para buen rato.
Superficial me parece
Como cualquier otro gato.
Le evité más de una noche
Con varias copas en mano.

Qué orgullo. Qué desperdicio.
Cuál suerte ahora contarlo.

Que en una de esas fui débil
Y valiente de tocarlo.
Sin buscarlo me lo encuentro
Y sin pedirlo lo amo.

En serio piensan que amor es el final de la historia?
Naciste ayer y la crees o no has pasado tal cosa?

Le doy todo de aquí adentro.
Ya ni lo suyo pido.
Dame todo cuanto quieras
Aunque me deje en vacío.

Malo y malo no merezco,
Ya me lo dijo mi madre.
Y aunque un trapo de mi has hecho
Me empieza a gustar la calle.
El piso en el que me dejas.
El hueco que ataca suave.

Entre más quites y tomes,
Más cerca de mí te sabes.

Comentarios & Opiniones