El lugar que ya no existe

poema de odradek

Sin saber que la grieta era nuestro destino
Nos fuimos alejando de éste mundo
Mientras la noche crecía en el océano
La herida se abrió
El río se entregó al abismo.

Avanzó el vendaval de aquello que asesina y se pudre
Para que la sangre del origen de todas las cosas
Derramada nuevamente
Hiciera soñar al hueso del árbol dormido.

Hemos olvidado que las cosas que amamos también desaparecen
La casa que un día habitamos
O el abrigo en el armario que espera
También es la muerte esperando su día.
La ventana que nadie abre
Para que al fin, al fin
Pueda refugiarse el invierno herido.

La habitación donde la memoria sangra olvidada
No recuerda cuantos hogares ha perdido
Siempre estuvo el refugio
Donde al fin preguntamos:
¿Por qué hemos venido?
Una pregunta imposible,
Que solo la herida responde.

Comentarios sobre este poema