Una ciudad llena de emociones

poema de Nektarios No

Una calle llena de zapatos,
Una plaza llena de botellas vacías,
una ciudad llena de estatuas.
Una ciudad llena de emociones
motivos invisibles entumecidos,
escondidos en los bolsillos de los transeúntes.
Árboles enredados en cables
y los cables enigmáticamente apretados,
alrededor de los edificios de cristal.
Un vagabundo elige los rincones,
de pie sobre una pierna,
el otro está constantemente en gira.
Todos caminan en silencio como palomas,
alcanzar al vagabundo,
pasar las estatuas,
un desfile mudo sincronizado
y cuando usan las palabras,
lo hacen para esconder la realidad,
en un difícil intento de esconderse,
algo que en realidad,
no hay.