Niña de ayer

poema de David Morel

Juventud,que te voy perdiendo,
te vas penando en el tiempo.
Te vas cayendo como un sol,
te vas gimiendo como el viento.

Como lluvia viene el recuerdo,
y la nostalgia como un cuchillo,
de sus ojos tiernos y esquivos,
del negro y largo brillo
de su pelo undoso y tranquilo.

Recuerdo aun la mañana
que me acerque a su lado,
y me senté junto a ella.
Como temblaban sus labios
estremecida en candor.
Su piel clara de alba temprana,
y su voz de pequeño gorrión.

Se clavó una muerte en mi vida
aquella mañana de otoño
bajo aquel árbol sin hojas,
al oír del dulzor de su boca
la amarga respuesta
a mi pregunta celosa.
No era mi sentir correspondido
por el latir de su tierno corazón.
Llenose de tristeza el día,
y pronto la noche llego.
Alzó de nuevo el sol sus rayos
al siguiente día,y quise soñarla,
pero ya vi mi juventud perdida.
Tiempo fugaz de mi adolescencia,
me la robaste,y hoy la añoro.

Otros brazos abrazan en su cuerpo
las hojas trémulas de una lluvia dulce.
Como no pude abrazarla hace diez años,
como ya nunca podre,a mi niña de ayer.