SIN PRISA

poema de Monik

Me gustas, es imposible negar lo que siento cuando pienso en ti, el color de tus ojos se ha vuelto mi color favorito, mi pensamiento está fijado en tu rostro y no puedo deshacerlo, te has convertido en aquello que nunca quiero dejar de ver.

Sonrío cuando te pienso, y levito en el espacio cuando no estás conmigo, la noche se ha convertido en un espejismo que no logro acomodar a mi realidad, que me mantiene envuelta en suspiros que no tienen cuando acabar. Me aferro al recuerdo de tus besos que me dan paz, porque no hay nada que se compare a la felicidad que me causa amarte, aunque solo sea en sueños.

Todo se reduce a un solo color cuando te siento, todo es blanco y nada es negro, la paz que me das la siento y es esa paz la que entrego. Voy contigo a paso lento, despacio y sin remordimientos, disfrutando los momentos en los que en mi mente puedo sentir tu cuerpo, apresurando el paso cuando no te tengo, y disfrutando el tiempo cuando te siento.

Saboreo cada espacio de ti, me aferro a tu espalda con la fuerza de mis dedos y memorizo cada parte de tu cuerpo cuando te beso. Si lees estas líneas, sabrás que en cualquier parte del universo, existe alguien que te ama lento, que besa tus labios despacio y amanece en su cama pensando en tu rostro, disfrutando del blanco que le causan tus labios.