La señora infantil

poema de misombra

El ser no es lo que deseas ser,
crees que las esmeraldas existen
en tu puesto de islas de pubertad,
ya no existe las hebras de luz
del reinado de tu padre
en el excelso coro de horizontes de soñar iluso,
volver al pasado la mirada
de aquel amor sin tu amor,
es letal juego
que solo llena el polvo de tu alma enferma,
sedienta de llenar aquel sombrío vacío
con cada nombre nuevo,
donde el río y el lago llaman
a sepultar la mística moza de grises pupilas
que con encanto ilumina y seduce
sin pecado, sin conciencia
al viajero de umbrío plectro,
solo tañe la verdad de su absolución.

¡Ohhh díos!
embriagada por mi humeante copa
y las gallardas melodías de las sonatas
chispeantes de medianoche,
en la verdad de la cuna
sin el bebe que columpias,
ella se morfa sin recato
ni vergüenza de su destino,
lleno de odiseas que el necio no nota
y desmaya la verdad remota.

Comentarios & Opiniones

Adrián

Wow, el tiempo pasa y uno se queda en el lugar donde se sintió tan cómodo, tan querido, tan abrazado.
Me regresaste a esos lugares donde el Alma se queda y de vez en vez lo toma como refugio. El tiempo pasa señora y la vida y nosotros.

Critica: 
Noches Mágicas

Bello poema, me ha encantado, saludos.

Critica: