MARCELA

poema de Minoldo

I
Ha tiempo ya distante
De la espuma en un mar azul
Venus brotó radiante
De un lampo del cielo brotaste tú.

II
En un ayer cercano
Se abrió a la vida un tesoro
Llegaba del oriente lo arcano,:
¡Era una niña de trenzas de oro!

III
Nariz fina, piel de seda
A la sombra del liquidámbar
Hiperbólicas pestañas quedan
Guardianas de tus ojos de ámbar

IV
Fueron tres años y de mi mente
Brotó un verso diáfano cada día
y verte convertida de repente,
niña de trenzas de oro, en poesía.

V
Esa sonrisa infantil
Que en tu boca se dibujó
Aquella mañana de abril
En la retina se me quedó.

VI
Hoy esa hermosa sonrisa
de aquel rostro del ayer
ya no es de la niña con prisa,
¡Es de una bella mujer!

VII
Esa mariposa loca
Que se dibuja en tu boca
¿Es del oriente su ala?
¡No! ¡De Guatemala!

V
Me miras con la pupila fija
Esperando un verso aprisa
Espera la primavera hija
Que el verso lo trae la brisa.

VI
Ante esa mirada tuya me sonrojo
Y se ciega cobarde, la pupila mía,
Pero esa pícara caída de ojos
Para mí ¡Es poesía!
VII
Titilan dos zafiros en loco frenesí
Bajo divina enramada
Venus los poseyó así
De adorno a su nariz afilada
VIII
Niña, a la vera de tu camino
Ahora que al mundo vas
Ser fuerte es tu sino
Así no sufrirás.

Comentarios & Opiniones