Rostro ajeno

poema de Luzdia

Rostro ajeno que palideces en el destierro,
fruto de injustas leyes que te llevan al desespero,
solo buscas el bien para tu sangre,
pero el límite de las fronteras,
marcan la propiedad de su dueño.

Rostro ajeno que buscas el bien para tu sangre,
te veo cansado de tantos viajes,
y no encuentras salida a tu mísera vida,
llena de injusticias y desvelos.

El éxodo parece eterno,
y las fuerzas en el árido desierto se van desvaneciendo,
escucho tus pasos en el crujir del tiempo,
pero tu rostro sigue siendo ajeno.

Comentarios & Opiniones