Soy feliz

Siempre quise ser amada
querida por un hombre
pasó el tiempo y no hallé nombre
que me amara fuera del tuyo.

Mi papá me abandonó en la adolescencia,
mi novio me dejó en la juventud;
pensé estar destinada a ser desechada
como basura,
y tú viniste y me hiciste tuya.

Cojiste mis tristezas,
maltratos y desiluciones
y las cambiaste por cantos de enamorado
eres el Dios que siempre está a mi lado.

Me cantas y me encantas,
tu me vives cantando
de amores me tienes flotando,
me siento amada,
me sé feliz;
por fin busqué amor en el lugar correcto,
por fin escribo poemas al que siempre estará a mi lado,
mi corazón puede dormir confiado.

A Jesucristo

Comentarios sobre este poema