Vivir

poema de Capricho

Camino entre rostros,
sonrientes, indiferentes,
cínicos, manipuladores.
Sostienen mis manos,
para recibir,
pero no devuelven nada.
Cae mi venda,
el pozo del alma se hace aún más profundo.
Soltando cadenas,
cerrando puertas,
doy pasos de gigante,
siembro distancias,
de la angustia, el celo y el hambre.

Renacer,
construir,
vivir al fin.

Comentarios sobre este poema