HOLA PAPÁ

HOLA PAPÁ

Hola papá, ¿Cuántos años sin vernos?

Tardes vacías que aún esperan tu visita,
el amanecer trae recuerdos y las noches te siguen llorando,
décadas extrañables e intactas en mi memoria.

Presencié tú despedida, callé mientras contemplaba tu rostro,
tú alma había partido y mis sentimientos fallecieron,
las horas desfilaban, el crepúsculo se acercaba y yo sentada junto a tú lápida.

¿Por qué? Era el mayor reclamó y es que cuando uno más ama es cuando se conoce el dolor cara a cara,
sin excusas, siendo la realidad más cruda.

Ya nada era igual, te decepcioné tantas y tantas veces,
soñaba con tu llegada, mi corazón volvía a palpitar,
tomabas mi mano y caminábamos hacia la cima,
recuerdo tus palabras,
¡No te detengas, querida nieta!

Despertaba y solo era un sueño,
diez mil veces me caí Papá,
intentaba llegar a tí pero la muerte no me aceptaba,
en mis noches de perdición te veía,
tapaba mi rostro avergonzada,
alucinaba con un Dios te bendiga, todo se esfumaba.

Repetía una y otra vez,
¡Si no te hubieras ido todo sería diferente!

Me aceptabas tal y como era,
me amaste de principio a fin,
solo decías ¡No te detengas!

Desconozco el lugar donde descansas,
mírame Papá, no me detuve,
la probabilidad de encontrarnos es mínima,
tú en el cielo y yo en otro camino diferente,
mi vida ya está escrita, mis sueños cumplidos y tú,
sigues vivo en mi corazón, te amo Papá.

Jeannette La Poeta Gótica
Estados Unidos
Derechos Reservados de Autor
En memoria de Monserrate Collado.

Comentarios sobre este poema