Te vi Venir y en ti crei.

Un amor vi venir!!! en el inmienso buque que arriba al hermoso puerto, de mi bello san juan del sur, vendra del norte o del oriente? quien sabe, pero esta bella dama que hos trajo, es la mas admirable belleza de mujer, que aceguro en delicada aurora de aquel ingeniero, que el firmamento de la tirra logro, en callado secreto te hizo, semejante a luna, quebrilla con fuerza, ante las frias madrugadas en que un sol orgulloso, como el que suelo ser, aun no despierta.

Y quien diria!!! que un dia, alguien como el indomable lobo nocturno, conquistador de los placeres, de damicelas o mujeres, que hice de mi, caeria como un ridiculo adolecente, que de la maestra mayor se enamora, no inportando lo que se rumora, el sueña, en lujuriosos pensares, de descomunales eventos, que eres mujer, de su incontrolable deseo animal, que proboca, el callado susurro de tu respirar.

Y entonces como pescador audaz, zagasmente tomo la atarraya de un abandonado bote, que sin duda conocia, porque desde la ventana del cuarto de azotea, en el que vivia, con los aterdeceres, me acercaba al muelle, y a nostalgia, le escribia deseos que de inconformidad, al placer sentia, porque pense que el amor era solo un cuento o simplemente no existia.

por ello bendio el dia, en el que arribo aquel buque, que como al glorioso duque, de abandonado alcazar, nuevamente al sentir del amor, le habia despertado aquella mujer, a la cual despues de aquel dia, ha mando a buscar dentro de valles y collados, pero frustrado y agotado sin noticia alguna, sus hombres han llegado, pero el no olvida aquel cabello negro abundante, y de ojos grandes negros y brillantes, que como singular dimante, busca, en aquella tierra de volcanes, ese ser tan majestuoso, que vecinos rigurosos, le dician, no existia tal mujer que describia, hasta que llego ese mayo tardio y gris, por la llovisna de la tarde, apunto de creer que solo dentro de sumente habia creado aquello, fue entonces como repentino destello, que con un beso remarcado por un intenso labial rojo, para despertarme tus labios me besan, crei aun todo era un sueño, del cual no habria despertado, hasta que dijistes con un susurro a mi oido, gracias por esperarme y ser paciente, mientras al mundo recorri, me di cuenta que al igual que tu, otro amor no conoci.

Erick Rizo.