Cuando todo murió

poema de Senese

Fuiste parte de mis sueños,
de mi anhelo de redención
después de noches
llenas de pieles de consuelo.
Cónsul de mis deseos,
de mis noches foráneas
en cuerpos llamativamente ajenos.
Del crepúsculo y el canto de la mañana,
nacieron de tus labios sedientos
los cimientos de un vaivén férreo.
Fuiste sosiego sin serlo
en un mundo en duelo,
en un vertiginoso verano
de terremotos de migrañas:
recomendación palpable era
no mantenerse en órbita cerca de tu cielo.
¿Y si acaso fueron unos escasos
minutos muertos los que estuviste
rondando en mis pensamientos?
Fuiste una construcción de ladrillos
de una pared sepultada
en el alud de un tiempo amorfo,
sin agujas ni pendientes,
sin observaciones ni desencuentros.
Fuiste horizonte recto
cuando siempre me gustó lo turbulento.
Fuiste una hoja amarillenta
con el filo lleno de una armamento
de palabras sin cuerpo.
Del arrebol de tu sol endiablado
fue muriendo el sigiloso éxtasis
de creernos posibles de apaciguar en un sueño
la soledad sempiterna que arremolina nuestra estadía
y que derrite nuestros vientos.

Comentarios & Opiniones

Penélope

Magnífico relato que aboga por discernir el código de esa profundidad abismal que se halla en una memoria desolada. Muy grata lectura, un abrazo!

Critica: 
Celeste Alma

Sigue con su depre, Don Senese????
Oiga, que ya parece usted una doña menopáusica!
Salga pues a hacer ejercicio! Respire aire puro, No se amargue!!
Se va a poner feo y la piel se le va a ajar horrible!!

Ande pues, abrace a su esposita, a sus

Critica: 
Celeste Alma

Hijitos...Es finde!!!
Váyase de paseo y ya deje la depre !

Critica: