Detrás de una regresión

poema de Luis

Detrás de una regresión

¿A quién le importa que pele un huevo hervido mientras centellea el
caos mágico en blanco y negro de Kurosawa?
¡a mí! ¡Yo soy YO!
…Hay recuerdos que traen un viento de cicuta en su anzuelo y dejan
la carne humeando…
Hay quienes dicen que la furia es romántica,
escondidos y soñolientos sobre un edén artificial
relamiendo los cardos y el vinagre de Baudelaire para encontrar su redención.

Yo he sido un pescador de artilugios y nubes,
un cazador de pirámides, de lobos sin sueños, de zapatos lustrosos sin estrenar,
un hacedor de murallas sin terminar, por quedar atrapado en el vuelo embeleso de un halcón.
Yo detuve el palpitar del mañana y lo estruje entre mis dedos,
y mire su terso envejecimiento en el infierno
mientras bebía una copa de vino tinto y releía a Shólojov.

¿Hay algo más obscuro, nocturno y frío que la noche en la montaña? ¡si!
Ese algo comienza en la psique y termina en la carne,
y es crucificar un deseo en el páramo del olvido.

¿Quién como el tiempo? ¡Que es sabio sin envejecer!
Y lozano y joven sin tener que renacer y morir.

Si en la mesa de a lado hay actos omisos de alevosa brujería,
no te olvides de aquel Ángel que retribuyo tu insistencia diciéndole al DJ:
“pon su canción” después de que el Bar había cerrado.

Por cierto yo también me vi envuelto en el soliloquio
Cuando estuve en ese espacio fetal adicto a los desvelos.
Y entre riachuelos de paz e imaginativos arcoíris con tendencias Bauhaus,
ví también como canon universal las lágrimas de una madre.

Así como se espera al Amado y al hijo después de la muerte
te espere… y me quede seco tendido al óleo flotando en ultramar…
Hay que dejar las páginas negras y los epílogos de la vida para otra realidad
pues si no muere la conciencia y el recuerdo no hay una muerte verdadera.

-Mi querida Otila, si quieres saber ¿Quién eres? sencillo;
-párate, abre la puerta y deja que la luz te oxigene mediante su vena umbilical
y sigue tu andar.

Comentarios & Opiniones

Vota & Comenta