Avelino VII

poema de Igna

Isidora mayor, más elegante, más
trabajada, apoya dulcemente los dorsos de sus
dedos en el brazo de un chaval joven que no sabe si
mirar esa caricia desconocida,
a esa mujer que ya estaba
sentada en la barra,
o a su caña.

En la calle, Avelino la reconoce.

Han sido diez años en el penal, por
pertenencia a banda subversiva:
esa secta que no admite uniformes.

Durante estos años no ha dudado de su nueva
fe, de su suerte de conocer a
Isidora, su recomendadora, su amor.

Avelino duda, no entra, se aparta unos
pasos (ha aprendido a desaparecer).
Y les sigue: rumbo a la secta,
esa sede no ha variado.

Comentarios & Opiniones

Dreamer girl

Igna, te he estado leyendo, me ha gustado mucho como escribes, saludos!

Critica: