Perezoso

“Perro fiel, . . . muy empeñoso.”

Se nos murió El Perezoso,
perro fiel, el más famoso
de Pátzcuaro, San Pedrito,
¡Dios mío, ya, lo necesito!

Se nos murió El Perezoso,
leal guardián, asaz juicioso,
de Apúpato Desarrollo
Ecoturístico, no es “rollo”.

Se nos murió El Perezoso,
digno can, precioso, hermoso,
¿quién acudirá a mi encuentro,
a mi llegada a tal centro?

Se nos murió El Perezoso,
mi mustio chucho, empeñoso,
de andar, recorrer de pastos,
siguiendo huellas y rastros.

Se nos murió El Perezoso,
tuso tenaz, afectuoso,
recibí sus empalagos,
sus cariños, sus halagos.

Se nos murió El Perezoso,
digo estos versos, lloroso,
pues gocé su compañía
en esa . . . campiña mía.

Se nos murió El Perezoso,
servicial, ser luminoso,
tuve noches de fortuna,
de sentir, con él, la luna.

Se nos murió El Perezoso,
vigilante, harto amistoso,
¿quién cuidará los terrenos,
quién velará nuestros sueños?

Se nos murió El Perezoso,
este trance es doloroso,
fue un animal muy querido,
extrañaré . . . su ladrido.

Se nos murió El Perezoso,
mi subalterno, enjundioso,
ha de andar, allá, en los cielos,
recorriendo otros senderos.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 19 de noviembre del 2017
Dedicado al Señor Ing. Saul Morales Hernández
Registro SEP Indautor No. (en trámite)