A Gualberto Castro (Loor a sus hermanos)

“Registro, voz, privilegio, tesitura . . . sortilegio.”

Los Hermanos Castro,
cinco, de alabastro,
de gran trayectoria,
musical historia.

Monarcas del canto,
sus voces encanto,
íconos del coro
con todo decoro.

Arturo, es el genio,
pianista de ingenio,
dirige a los cielos
arpegios muy bellos.

Jorge, percusiones,
batería, oraciones,
congas, santa paz,
baqueta . . . alcatraz.

Javier, contrabajo,
talento, trabajo,
¡venga, mi Benito,
artista infinito!

Gualberto, la estrella,
brillo, propia huella,
virtuoso, de luz,
que carga esta cruz:

Su voz de tenor,
tonada de amor,
de tersa dicción,
del diario instrucción.

Luce la Granada
del Maestro Lara,
al cantar del astro,
de Gualberto Castro.

Hombre destacado,
hoy, glorificado,
en conciertos, galas,
¡qué viva mí “Walas”!

Siempre, en la palestra,
con piano u orquesta,
nos brinda ferviente
su arte inmanente.

Cual vino, jerez,
clase, madurez,
en la escena, foro,
intérprete de oro.

Divo consagrado,
un monstruo sagrado,
en vida y presencia,
tributo a . . . su esencia.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 12 de julio del 2017
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)